El orador en la oratoria es aquel que se encarga de comunicar claramente el mensaje, pero antes que nada, ¿qué es comunicar?, comunicar no es más que poder transmitir una idea claramente a través de un medio, como es en nuestro caso, el habla. Entonces comunicación sería todo el proceso para transmitir un mensaje adecuadamente. 

 

Ahora para que nos quede claro qué es comunicación, debemos analizar sus elementos básicos: 1) Emisor.- Es quién emite el mensaje pudiendo ser o no una persona. 2) Código.- Es la forma en que damos el mensaje, en “la oratoria” es el lenguaje o idioma. 3) Mensaje.- Es lo que se desea transmitir. 4) Canal.- Es el medio físico por el que se transmite el mensaje, en la oratoria sería la vos y los gestos del orador, ya que estos hacen posible que el mensaje llegue al receptor. 5) Receptor.- Es quien recibe el mensaje o la información. 6) Efectos.- Es la respuesta o retroalimentación que se consigue del receptor luego de emitir el mensaje. Esto también es conocido como el “feedback”.

 Una vez detallado todos los elementos básicos de la comunicación, podemos determinar que el orador es el emisor de la comunicación.

 Esto quiere decir que la responsabilidad del orador en el proceso de la comunicación es alta ya que todos los ojos del público (receptores) estarán posados sobre él y estarán pendientes del mensaje que se esté transmitiendo por lo que es importante que este sea claro, transmitido por el canal adecuado por lo que cualquier gesto, hábito y timbre de voz será apreciado y evaluado por el público en segundos.

Debemos de tener muy claro que la imagen de la información que se está proyectando es dada por el orador, de la seguridad y forma de transmitir el mensaje de parte del orador, depende la credibilidad de dicha información y el “efecto” feedback del público. La imagen del orador se consolidará durante el discurso y será recordado o no al final, si sabemos vender o argumentar el mismo.

Estos son algunos puntos que debemos considerar siempre que damos un discurso: 

  • Recuerde siempre que cuando decide subirse a un estrado, se está presentando a si mismo.
  • Si denotamos que desconocemos el tema y decimos cosas incoherentes, evitamos el contacto visual, hablamos cabizbajos, no preparamos una buena presentación visual, damos a notar nerviosismo y confusión no solo que haremos perder el tiempo al público causando su justificado enojo y reacción sino que nuestros colegas nos pueden marginar de este tipo de eventos.
  • Entonces es necesario comprometerse con el tema que se va exponer y así lo dominemos, no confiarnos e investigar lo más posible. Recuerda que muchos temas se actualizan constantemente y lo peor es parecer “caduco” frente al público.
  • Trasmitir el mensaje de una manera clara, con confianza y habilidad, respetando al público por encima de todo.

 Si necesitas ayuda sobre el tema o tienes alguna frustración, no dudes en exponerla dejando un comentario que yo trataré de orientarte para ayudarte.

De todo corazón, quiero ayudarte, gracias.

Ing. Mkt. Christian Vélez

zv7qrnb